NESSPHONE

Cómo elegir el mejor smartphone

Sabemos que elegir el mejor teléfono móvil no es tarea sencilla con la gran cantidad de dispositivos que existen hoy en día en el mercado. Entre decenas de marcas y miles de teléfonos móviles es realmente difícil decidirse por uno solo, por este motivo con la siguiente guía revisaremos las especificaciones técnicas más importantes para ofrecerte toda la información y los consejos que necesitas para la elección de tu próximo smartphone. 

Por supuesto hay que destacar que el punto más importante para la elección de nuestro nuevo teléfono móvil será nuestro presupuesto, según el cual nos encaminaremos a buscar el mejor smartphone de gama alta, gama media o gama baja. 

A continuación, expondremos las características más importantes e imprescindibles para elegir el mejor teléfono móvil posible: 

  1. Sistema operativo (SO)
  2. Procesador
  3. Memoria RAM
  4. Memoria interna
  5. Batería
  6. Cámara
  7. Pantalla y Diseño
  8. Rendimiento
  9. Audio
  10. Bandas y frecuencias móviles
  11. Sensores

Sistema operativo (SO): Android vs iOS


Una de las primeras decisiones que debemos tomar, es elegir el sistema operativo nos gustaría utilizar, siendo una decisión más encaminada a nuestro gusto personal, donde casi todas las opciones se dividen entre Android e iOS. La diferencia clave la encontraremos en que para Android hay cientos de dispositivos diferentes donde elegir y para iOS solo los iPhone. 

Hay que destacar la importancia de las actualizaciones, puesto que estas son la mejor y única forma de mejorar el rendimiento y la seguridad de nuestro teléfono una vez comprado. Aquí, todas las marcas y por tanto los distintos sistemas operativos, no ofrecen la misma calidad ni cantidad de actualizaciones, siendo un punto a tener en cuenta debido a la rapidez de las innovaciones tecnológicas. 

La fecha de lanzamiento de un teléfono móvil también requiere cierta atención, sobre todo en el caso de elegir un teléfono bastante antiguo con muy buenas características (y por supuesto a un muy buen precio) pero que se vaya a quedar sin soporte de actualizaciones en poco tiempo, porque puede que a la larga se quede desfasado y no resulte una buena elección.


Procesador: el núcleo de tu elección

mejor procesador

El procesador es una pieza clave en el rendimiento del teléfono móvil. Es el principal encargado de otorgarle la potencia a nuestro dispositivo, por este motivo es una característica que no se debería pasar por alto, puesto que un buen procesador permitirá que nuestro teléfono siga manteniendo un buen rendimiento con el paso del tiempo. 

Una forma útil de valorar los distintos procesadores es buscar listas donde se compara su rendimiento, viendo así de forma aproximada cuanto nos pueden ofrecer. Entre los distintos modelos siguen destacando los Qualcomm (Snapdragon), aunque el resto de modelos se ha ido poniendo las pilas con el paso del tiempo (Kirin, Exynos, etc) y también son una buena opción a tener en cuenta. No está de más echar un vistazo a la CPU, al tipo (Octa-coreQuad-coreetc) y a la frecuencia de funcionamiento para afinar lo más posible nuestra elección. 

Junto al procesador destaca la importancia de la GPU, especialmente en el tema gráfico, como podrían ser videojuegos o vídeo en alta calidad. Esta permite aligerar la carga de trabajo del procesador permitiendo un mejor rendimiento de todo el dispositivo. 


Memoria RAM: tanta como puedas

smartphones con mas memoria RAM

Al igual que el procesador, la memoria RAM es un elemento fundamental para el rendimiento del teléfono móvil, siendo más importante aún con el paso del tiempo. De modo que elegir un modelo con una buena cantidad de memoria RAM siempre será una buena elección (intentar evitar bajar de 2 o 3 en la gama de entrada, no bajar de 4 en la gama media, y cuanto más mejor en la gama alta, siempre que sea posible), no es un punto donde se deba escatimar puesto que una memoria RAM escasa nos limitará mucho a la hora de realizar varias tareas o funciones al mismo tiempo, ralentizando mucho la velocidad del smartphone. 

En cuanto al tipo de memoria RAM, actualmente el estándar es el DDR4 y no sería una buena idea bajar de ahí. 


Memoria interna: UFS

almacenamiento interno

Este punto dependerá de diversos factores, pero como en la mayoría de las características principales, cuanto más mejor, pero con matices. Aquí encontramos una amplia variedad de capacidades de almacenamiento entre los distintos teléfonos móviles del mercado, y siempre que sea posible, una mayor capacidad resultara más cómoda con el tiempo, pero hay una característica esencial (sobre todo en la gama media y alta) que afecta y mucho a la memoria interna, y no es otra que la tecnología UFS.  

Este tipo de memorias (UFS) son mucho más rápidas que sus predecesoras las memorias eMMC, de modo que, si es posible elegir, las UFS serán una opción ganadora. Esto se debe a que todos los archivos almacenados en el teléfono móvil se leen desde la memoria, así que la velocidad de esta será un factor clave en el rendimiento del dispositivo. 

Tampoco hay que olvidar la posibilidad o no de utilizar una tarjeta SD para ampliar la capacidad de la memoria interna, aunque actualmente está característica ha ido perdiendo relevancia sobre todo en las gamas más altas, debido a la gran cantidad de memoria interna que ya incluyen los smartphones de serie. 


Batería: muchos mah y que carguen rápido

carga rapida y carga inalambrica

La duración de la batería es otra pieza indispensable a la hora de elegir un buen teléfono móvil, de modo que no es una buena idea ser conservadores en este aspecto. Probablemente es el elemento que más se degrada del smartphone con el paso del tiempo, así que, si elegimos una batería con pocos miliamperios, hay que ser conscientes de que cada vez durará menos hasta convertirse en un serio problema. Actualmente, siempre que se pueda evitar, no escogeríamos baterías de menos de 3000 mah, puesto que no tardarán en ser un problema para el uso diario del dispositivo. 

Existen otros factores que influyen en la elección de la batería, destacando la carga rápida, de la que existen diferentes tipos de tecnologías y versiones. Consideramos que hoy en día esta es una característica indispensable a tener en cuenta para la elección de nuestro smartphone, puesto que dependiendo de la versión, puede cargar el doble, el triple o hasta cuatro veces más rápido que la carga convencional (y seguirá mejorando con el tiempo). 

No hay que olvidar la carga inalámbrica, que no siendo tan imprescindible como la rápida (también hay casos donde ambas están combinadas) puede proporcionar un extra de comodidad. 


Cámara: ten cuidado con el número de cámaras, no te dejes llevar tan rápido

smartphones con mejor camara

Este punto suele ser uno de los más importantes sino el que más para mucha gente a la hora de elegir un teléfono móvil, pero no hay que dejarse llevar de primeras por el número de cámaras o la cantidad de megapíxeles. Este podría ser un caso donde no siempre más es mejor, puesto que hay más factores a tener en cuenta. 

Es evidente la importancia del número de megapíxeles, pero esto debería ir acompañado de otras características igualmente importantes como: 

  • El sensor, donde existen varias opciones, pero Sony sigue siendo la referencia a nivel mundial. 
  • La apertura máxima de la cámara o número f, que es la cantidad de luz que llega al sensor a través del diafragma, siendo mayor cuando el número f es más pequeño (ej. F/1.8 es mejor que f/2.4). 
  • El tamaño del pixel y del sensor, que son responsables de una parte importante de la calidad de las fotografías puesto que se encargan de interpretar y digitalizar la información de la imagen, de modo que a mayor tamaño de ambos más información capturaremos (ej. un sensor de 1/1.8” es mejor que uno de 1/ 2.2”). 

Además de todas estas características también sería interesante asegurarse de que nuestro futuro smartphone, sobre todo si una buena cámara es un factor clave para nosotros, tenga además algunas características adicionales: 

  • Cámara lenta (Slow Motion)grabación de vídeo a 4K, teniendo en cuenta la cantidad de fps y la resolución (cuanto más mejor). 
  • Estabilización óptica o al menos estabilizador de imagen digital. 
  • Zoom óptico, híbrido y digital. 
  • Modo Macro. 
  • Disparo continuo o modo ráfaga. 

En cuanto al número de cámaras, generalmente estas se complementan enfocándose cada una en una función más particular, por lo que contar con un número mayor de complementos es una buena idea. Sin embargo, no es algo esencial puesto que existen distintos teléfonos móviles con un menor número de cámaras, muy bien optimizadas, que son capaces de obtener resultados de una altísima calidad. 


Pantalla y diseño: un sinfín de posibilidades

mejores smartphones 2019 y 2020

Los nuevos teléfonos móviles siguen una clara tendencia hacia tamaños mayores, esto obviamente no puede ser del gusto de todos, de modo que si eras de los que preferían dispositivos más compactos puede que encuentras un extra de dificultad en tu elección del smartphone perfecto. 

En este aspecto siempre consideramos de gran utilidad comparar las medidas del teléfono con la diagonal de la pantalla (medida en pulgadas), lo que vendría a ser la superficie útil del mismo, esto nos dará una idea bastante clara de cómo de aprovechada está la pantalla. Actualmente la tendencia va encaminada hacia teléfonos sin bordes, de modo que con una superficie útil menor del 80% (sobre todo en la gama media y alta) podríamos hablar de un teléfono mal aprovechado (en cuanto a diseño). 

En el tipo de pantalla predominan las pantallas LCD principalmente en la gama baja y media, y las pantallas OLED en la gama alta, debido a su mayor calidad y eficiencia. Además del tipo, no hay que olvidarse de la resolución, donde hay que encontrar el equilibrio entre calidad de imagen y los recursos que necesita para funcionar (ej. a mayor resolución mayor consumo de batería por parte de la pantalla). Dentro de este equilibrio, con excepciones en la gama de entrada, no sería recomendable elegir pantallas por debajo de 1080p y Full HD siempre que sea posible. 

Existen muchas más características a tener en cuenta a la hora de elegir una buena pantalla para nuestro teléfono, así que a continuación comentaremos algunas de las más importantes: 

  • El tipo de protección del cristal, que será un extra para evitar que nuestra pantalla se raye o quede hecha un cuadro al mínimo golpe o caída. Uno de los tipos más utilizados y de mayor calidad son los Corning Gorilla Glass (siendo mejor cuando más alto es el número de especificación).  
  • Las certificaciones IP (como IP67 o IP68) que indican que el teléfono móvil es resistente al polvo y al agua, añadiéndole más protección al teléfono en caso de que se moje o lo sumerjamos. 
  • La tecnología HDR que permite mostrar imágenes mucho más reales. 
  • Un alto porcentaje en el NTSC, que ofrecerá la gama de colores de forma mucho más exacta y mejor definida. 

En cuanto a los materiales existe una clara diferencia entre las distintas gamas, pasando por el plástico, la aleación de aluminio, el cristal y la cerámica entre otros (de gama baja a alta).  Estos pueden influir en el peso, por lo que se debe tener en cuenta que un teléfono móvil pesado puede llegar a ser molesto a la hora sujetarlo durante largos periodos de tiempo.  


Rendimiento: pregúntale a Antutu

mejores smartphones antutu

Una buena forma de saber cuál es el rendimiento (teórico) de nuestro nuevo teléfono móvil, es consultarlo en un benchmark, que es una prueba para medir el rendimiento de un sistema. En este caso una de nuestras recomendaciones sería Antutu, que es muy utilizado y fiable. 


Audio: Jack o no Jack, esa es la cuestión

moviles gama alta con audio jack

La calidad del sonido es un punto a tener en cuenta, y dependerá principalmente de la gama en la que nos encontremos, debiéndonos fijar en el tipo de tecnología empleada en el dispositivo.  

También hay que poner atención en la calidad y potencia de los altavoces, así como la presencia o no del audio Jack, puesto que está desapareciendo en ciertos dispositivos, especialmente en la gama alta y media, y si el teléfono cuenta con radio o no. 


Bandas y frecuencias móviles 

cobertura 4G y 5G

Comprobar que las bandas de red del smartphone que decidas comprar coincidan con las bandas operativas en tu país, en algo esencial. Puede haber casos donde la falta de alguna no sea demasiado relevante, pero la gran mayoría de veces será un serio problema, especialmente si se trata de las bandas 4G (lo mismo ocurrirá próximamente con el 5G). Si tu nuevo teléfono no es compatible con dichas bandas, afectará y mucho, tanto a la cobertura como a la velocidad de uso de los datos móviles, por lo que tu dispositivo irá mucho más lento de lo que debería (o tengas contratado con tu compañía telefónica).  

De modo que nunca se debe olvidar antes de comprar, comprobar que las bandas de red de nuestro futuro teléfono móvil coincidan con todas o el mayor número posible con las utilizadas en nuestro país. 

  • En España se utilizan las siguientes bandas: 
  • 2G: banda 3 (1800 MHz), banda 8 (900 MHz) 
  • 3G: banda 1 (2100 MHz), banda 8 (900 MHz) 
  • 4G: banda 1 (2100 MHz), banda 3 (1800 MHz), banda 7 (2600 MHz), banda 8 (900 MHz), banda 20 (800 MHz) 
  • 5G: banda 78 (3500 Mhz) (dos bandas más se añadirán durante 2020) 

Sensores y otras características 

En este apartado vamos a incluir algunos de los sensores más relevantes, así como otras características que puede que no sean tan esenciales como las anteriores, pero que no sería buena idea dejarlas fuera de esta guía sin al menos echarles un vistazo. 

Lector de huellas: nos permite desbloquear el teléfono y evitar que otros puedan hacerlo, siendo a estas alturas un elemento básico en prácticamente todos los dispositivos del mercado. 

Reconocimiento facial: es como el lector de huellas pero un paso más allá. Nos permite desbloquear el teléfono y que los demás no lo hagan. Ambos sistemas dotan al teléfono con un plus de seguridad. 

Inteligencia artificial (IA): esta tecnología permite potenciar el rendimiento de nuestro teléfono, desde el procesador a las cámaras. Normalmente conlleva la existencia de un asistente virtual, cuya principal función es facilitarnos el uso del smartphone aumentando así la comodidad del manejo. 

NFC: esta tecnología nos permite pagar con nuestro teléfono móvil, siendo una forma cómoda y sencilla de hacerlo en prácticamente cualquier situación. 

GPS: además del A-GPS que mejora el funcionamiento del GPS tradicional, existen otros sistemas de posicionamiento; GLONASS en Rusia, BeiDou en China, Galileo en Europa y QZSS en Japón. El uso combinado de estos sistemas consigue un posicionamiento muy preciso en mucho menos tiempo. 

WiFi: a excepción de la gama baja, sería casi imprescindible contar al menos con el tipo de WiFi AC (802.11 a/b/g/n/ac), porque a pesar de que tiene menos rango de cobertura, es muchísimo más rápido que su predecesor el WiFi N. 

USB: aquí encontramos varios tipos, desde el Micro USB, típico de los móviles más antiguos o de parte de la gama baja o media actual, el cable lightning, que es el estándar de los iPhone, y el USB tipo C, que se encuentra en la mayor parte de teléfonos móviles del mercado, puesto que lleva implementado el protocolo USB 3.1, haciendo que sea mucho más veloz que su antecesor (el Micro USB) en la transferencia de datos. Por lo tanto, si tu elección para tu nuevo móvil no es un iPhone, te recomendados que no dudes ni un momento a la hora de elegir el USB tipo C. 

SAR: este parámetro determina la cantidad de calor que absorbe el tejido humano mientras hacemos uso del teléfono, por lo que un dispositivo con valores muy altos de SAR no parecería una elección demasiado recomendable para nuestra salud. 

Tarjeta SIM: existe la posibilidad de elegir tanto un smartphone con una sola tarjeta SIM, o con Dual SIM, que significaría que se pueden utilizar dos tarjetas SIM en el mismo teléfono. Dentro de los tipos de Dual SIM encontraríamos el pasivo, donde solo una de las tarjetas está activa, el standby, donde ambas están activas, pero que cuando una se ocupa con una acción la otra entra en suspensión, y el activo, donde ambas están siempre activas, pero el consumo de batería es muy elevado. De forma que, si eres de los que está interesado en utilizar dos tarjetas SIM en el mismo dispositivo, la standby, parece la opción correcta. 

Para acabar, vamos a comentar brevemente una serie de sensores que suelen ser ya básicos en prácticamente cualquier teléfono móvil y no se deben olvidar: 

  • Acelerómetro: sirve para el teléfono sepa en que orientación está colocado. 
  • Giroscopio: sirve para complementar la información sobre la orientación del móvil. 
  • Barómetro: mide la presión ambiental del aire. 
  • Podómetro: mide la cantidad de pasos que damos cuando estamos caminando. 
  • Infrarrojos: permiten controlar otros dispositivos del hogar como si el teléfono fuera un mando a distancia. 
  • Sensor de luz ambiente: controla el brillo de la pantalla (en modo automático) ajustándola según la cantidad de luz en el ambiente. 
  • Sensor de proximidad: le permite saber al móvil cuando se va a interactuar con él, como al pasar la mano por encima para desbloquearlo (se ilumina la pantalla) o al acercar el móvil a la cara para hacer una llamada (se apaga la pantalla). 
  • Sensor Hall, magnetómetro o brújula: los dos primeros funcionan como una brújula electrónica, y la brújula como una brújula en sí misma. 

Como habrás podido observar, elegir el mejor smartphone para uno mismo no es una tarea sencilla. Esperamos que los consejos de esta guía te ayuden a valorar cuales son las características más importantes, para encontrar el mejor teléfono móvil en relación calidad-precio según tus necesidades.